Ni Una Menos

El 3 de junio de 2015 se rompió el silencio al grito de “Ni una menos” luego de que la policía encontrara el cuerpo de una adolescente de 14 años embarazada que había sido golpeada hasta la muerte y enterrada en el patio de los abuelos de su pareja. 

La consigna se convirtió en el nombre de un movimiento que desbordó de hartazgo luego de décadas de denuncia por la violencia machista y se extendió en todo el mundo.

Cada día ocurren por lo menos 12 muertes en América Latina y Caribe por ser mujer.